Sobre la participación en los talleres y atención a los niños más activos

Hola amigos:

Como uno rebobina hacia adelante y hacia atrás, me pongo a pensar sobre la participación en los talleres en la biblioteca. Uno puede plantearse la dinámica participativa dentro de los talleres y, de hecho, esta es una cosa con la que muchos estamos de acuerdo. ¿Qué habría de un taller de cuentacuentos si no fuera ameno y divertido?
Otra cosa que me parece adecuada es frenar un poco la intervención continuada, el goteo contínuo, que impide el avance de la persona que está llevando a cabo el taller, del conductor de la nave de imaginación,  y sería hermoso que todos fueran conductores pero la práctica demuestra que nos hace falta edad y disciplina para ello.
Propuestas que se me ocurren:
– Diseñar un plan previo para los niños más activos, de manera que puedan participar sin interferir en las tareas principales.
– Darles protagonismo y motivarlos sin dejar de lado a los demás compañeritos del taller.

Cuando se aplacan los ánimos de algunos no se hace con mala intención, sólo recordando que no estamos solos en el sitio.
En los talleres de África y América los niños colaboraron con preguntas y respuestas, proponiendo sus propias cuestiones, aprendimos geografía juntos y en todos los talleres se proponen temas que invitan a pensar, reflexionar y cómo no, a soñar. 

¿Teneis propuestas en este sentido? Sería bueno escucharlas.