Comentarios breves sobre el taller de ciudades

En cada niño hay un conocedor de las ciudades. Pueden decirnos cómo están hechas y de qué están formadas las calles, las plazas, las grandes avenidas, los grandes edificios. Identifican un museo, un colegio, un hospital e incluso un parque. También saben que las ciudades las puebla la gente y que esa gente muchas veces camina contenta. Pero si el gris se apodera de la ciudad como en el cuento de la ciudad de colores, es normal que los niños busquen el color que traiga el ánimo aunque el gris sea el color de la realidad, de lo cotidiano.

En el transcurso del taller visitamos la bella ciudad de Córdoba y asistimos a la historia de tres niños que representan la convivencia de las tres culturas: Rashid, musulmán, Samuel, judío y Miguel, cristiano. Estos niños, condenados por el Califa a trabajar en los jardines de palacio por tirarle unas naranjas podridas, son los que implorarán una vez habiéndose hecho mayores, al rey Fernando que no destruya completamente la Mezquita por ser patrimonio de la ciudad.

También viajamos a París de la mano de Valentina. Y por último, Gianni Rodari, nos contó la historia de un barbero que compró la ciudad de Estocolmo a cambio de un corte de pelo.

Al finalizar los niñ@s construyeron una postal e hicieron un dibujo sobre su ciudad imaginaria.

Anuncios