La Paz esa quimera…

En las escuelas se celebra en ocasiones el día de la Paz. Una vez me pregunté por qué no se celebraba el día de la guerra ya que eso significaría que viviríamos en paz la mayor parte del año. También debería celebrarse en las oficinas, en las aulas de los institutos, en los tajos. Todos intentamos ser pacíficos pero ¿es posible ser completamente pacíficos?

Un cuento que quiero compartir con vosotros y me gustaría que la paz no fuera una simple quimera:
CUENTO DE LA PAZ
Un día la madre Naturaleza se encontraba sentada alrededor de una mesa comiendo con sus cinco hijos: la Fe, la Belleza, la Pureza, el Amor y la Paz, la pequeña. La Naturaleza estaba enfadada porque la Fe, la Belleza, la Pureza y el Amor no querían a la Paz. La Paz estaba sola. La madre Naturaleza quería que todos fueran una gran familia y se quisieran por igual, por eso las llevo de viaje a la Tierra, donde tendrían todo lo que quisieran siempre y cuando aceptaran a la Paz en la familia. Cuando llegaron a la Tierra, la Fe, la Pureza, El Amor, La Belleza y la Paz estaban muy a gusto, ya que su madre les daba todo lo que necesitaban. Pero para la Belleza, La Pureza, el Amor y la Fe no era suficiente. Querían más. La madre Naturaleza, que era muy generosa, bendijo a sus hijas con otro regalo. Al Amor, le regalo la Inocencia; a la Pureza, le regalo la Unión; a la Belleza, le regalo la Inteligencia; a La Fe, le regaló la Seguridad; a la Paz, la Felicidad. Pero les puso una condición a todos, la Humildad. La Humildad era algo que ninguno de ellos soportaba, excepto la Paz que era la más pequeña e inexperta. Los cinco hermanos seguían queriendo más, querían el Infinito.

Pero como su madre, la Naturaleza, no podía dárselo, ya que ni siquiera lo conocía, decidió regalarles la Fertilidad, que era su bien más preciado.
La única forma en que podía regalarle la Fertilidad a sus hijos era separándoles.
Separó al Amor y la Inocencia; a la Pureza y la Unión; a la belleza y la Inteligencia; a la Fe y la Seguridad; a la Paz y la Felicidad.
Les condeno, sin darse cuenta, a buscarse eternamente. La madre Naturaleza, no pudo superar nunca el haber condenado a sus hijas a vagar eternamente en busca de su mitad, decidió morir por ellas y entregarles la Vida.
Sus hijos, no se dieron cuenta del sacrificio tan grande que había hecho su madre por ellas. No lo entendieron.

Empezaron a buscar a su madre por todos lados. La Belleza creyó encontrarla en el Dinero, La Fe en la Violencia, El amor en el Sexo, La Pureza en el Poder y la Paz en el Silencio.
Pero todos se sentían vacíos, ninguno la encontró. Entre todos, crearon el Tiempo, y creyeron que Él aliviaría su Dolor. Después, se repartieron todo lo que les había dejado su madre. El Amor, se quedó con la primavera y el fuego; la Fe, con el verano y el sol; la Belleza con el otoño y las flores; la Pureza con el invierno y el frío; y la Paz, que se quedó con el mar y la tierra.
La Paz se encontraba sola en el extenso mar y decidió salir en busca de la Felicidad. Al salir, se asustó con lo que vio, los cuatro hermanos estaban en guerra los unos contra los otros, todos querían la tierra. La Paz intentó detenerlos, pero los cuatro hermanos se unieron y la asesinaron en silencio.
Desde entonces, la Tierra le pertenece a la Fe, La Belleza, La Pureza y el Amor.